Inicio > El Club > Historia > 2009 - Actualidad. Newell's en Democracia, recuperó la identidad

El 14 de diciembre de 2008, la vida del Club Atlético Newell's Old Boys dio un vuelco histórico. Significó el fin de una era oscura, de atraso, dominada por la ilegítima, violenta y autoritaria conducción de Eduardo López. En esa jornada, miles de hinchas se hicieron presentes en las instalaciones del club para ejercer su derecho al voto, y con la herramienta de la democracia, le pusieron fin a catorce años de pérdida del rumbo.

Fue ese compromiso y sentido de pertenencia que nació en la gente, en sus propios hinchas, los que impregnaron de contenido el tiempo que vive Newell's desde esa fecha. Con un lógico tiempo de transición, el club va superando las dificultades económicas, institucionales y deportivas heredadas.

En lo económico, Newell's adhirió al régimen legal regulado por la ley nº 25.284, que le permite auditar la enorme deuda generada en la gestión anterior, signada por la corrupción. Con transparencia, la Comisión Directiva ejerce la administración del club mientras resuelve el problema de la deuda en conjunto con un órgano fiduciario.

Este corto tiempo también le sirvió a Newell's para poner de pie la institución, que carecía de estructuras de trabajo en prácticamente todas las áreas. Se priorizó el proyecto de desarrollo para las divisiones juveniles de fútbol, que nuevamente están entre las mejores del país. Poco a poco, el club va cumpliendo objetivos de crecimiento y consolidando la identidad, con una vida social y deportiva en permanente aumento. La reforma de estatuto de 2009 modificó el paradigma excluyente que existía para la participación de los socios. Además, en históricas asambleas, los socios denunciaron y expulsaron a los responsables de haber gobernado en perjuicio del club hasta 2008.

Desde 2009, Newell's además resurgió futbolísticamente, aunque también sufrió muchísimo por un bajón en 2011. Con la dirección técnica de Roberto Sensini, en 2009 estuvo muy cerca de obtener el Apertura y tuvo una valiosa actuación en la Copa Sudamericana 2010.

Tras la crisis futbolística de 2011, que puso a Newell's en riesgo de descenso, Gerardo Martino asumió como entrenador y obtuvo magníficos resultados. En el Clausura 2012, la Lepra sumó 32 puntos y evitó problemas en los promedios. En el Torneo Inicial siguiente estuvo nuevamente a punto de ganar el título, lo que le permitió clasificar a la Copa Libertadores 2013.

La coronación llegó con el Torneo Final 2013, séptimo título leproso en la era profesional de AFA. El campeonato, largamente buscado, premió a la institución toda por el esfuerzo colectivo que reubicó al club entre los grandes del fútbol argentino. En la Copa Libertadores 2013, Newell's alcanzó las semifinales, donde fue superado por Atlético Mineiro, eliminando en instancias anteriores a Boca Juniors y Vélez Sarsfield, entre otros.

Con un estilo de juego vistoso y ofensivo, que hace del toque corto su bandera, Martino edificó un equipo admirado por toda la comunidad futbolística y que está identificado con lo mejor de la historia de Newell's. Su frase "Nada nos pasa por casualidad, si nos pasa es porque lo buscamos", es la mejor síntesis para este período histórico.

El regreso para jugar en plena vigencia, de futbolistas de notable jerarquía como Lucas Bernardi, Diego Mateo, Ignacio Scocco, Maximiliano Rodríguez, Gabriel Heinze, entre otros, representa perfectamente el sentido de pertenencia que Newell's recuperó en este tiempo. Un gran hecho simbólico se produjo el 22 de diciembre de 2009, cuando se bautizó el Coloso con el nombre de Marcelo A. Bielsa y la platea Visera como Tata Martino.