Inicio > Noticias Institucionales > Com. Directiva

El ejercicio 2017 - 2018 cerró con superávit y reducción de la deuda

23 de Septiembre de 2018 · Una buena noticia para que todos sigamos proyectando el club que soñamos.

El Club Atlético Newell's Old Boys presenta el balance 2017 - 2018. Con superávit y una considerable reducción de su deuda. Con datos que permiten ser optimistas para el futuro: el club tiene hoy el pasivo posconcursal y del fideicomiso más bajo de los últimos 10 años. 
 
Además, logró una sustancial mejora en el resultado del ejercicio y mostró una utilidad ordinaria que superó en casi 10 veces a la del período anterior. Y, también, recibió un informe favorable de la auditoría. Todos muy buenos argumentos para seguir construyendo el club que queremos. 
 

Conocé el balance 2017 - 2018 ingresando en el siguiente link: Memoria y Balance

El resultado de cambios en la estructura y en la forma de gestionar 
 
Siempre bajo el concepto de que la forma de conducir una institución compleja, como la nuestra, es a través de organismos colegiados y, como consecuencia de la resolución judicial tomada en tal sentido, a partir de fines de diciembre se comenzó a trabajar con un nuevo modelo de gestión de tesorería.
 
La primera medida fue cambiar la estructura de la administración para poder tener la información contable al día. Se rediseñaron procesos y se distribuyeron tareas para volver mas eficiente este área del club y así contar con números que permitan, además de ser más precisos en los diagnósticos, elaborar estrategias para corregir los problemas detectados.
 
A partir de contar con esa información, se plantearon diversos objetivos. El primero fue establecer un orden de prioridades en la asignación de los recursos, privilegiando en primer lugar el pago de salarios, luego los impuestos y servicios, después los gastos de funcionamiento del club y, por último, el pago de pasivos en la medida de lo posible.
 
Prácticamente, se dejaron de emitir cheques. En este aspecto, se está trabajando intensamente para, una vez abonados los cheques rechazados, recuperarlos físicamente para presentarlos ante el Banco Central.
 
Por otra parte, se estableció un estricto control de las erogaciones que realiza el club. Se analizó cada gasto, por más mínimo que fuera. Se cambiaron proveedores y se intentó abonarles en forma ordenada, lo que redunda en menores gastos en todos los conceptos.
 
También se implementó un sistema para pagar impuestos y servicios en la fecha de su vencimiento evitando los intereses y multas que habitualmente se abonaban.
 
Se elaboraron presupuestos por unidad operativa para poder detectar la problemática de cada área del club e implementar medidas para que no sean deficitarias.
 
Hoy estamos presentando un balance con superávit y con una baja nominal del pasivo posconcursal. Creemos que estamos en buen camino, pero falta muchísimo por hacer.
 
La situación financiera del club sigue siendo compleja, sin fuentes de financiación externa, teniendo que atender pagos cada vez mayores al fideicomiso judicial, y con el objetivo de seguir reduciendo en términos reales el pasivo posconcursal, como se pudo hacer este ejercicio.
 
Todo este esfuerzo no hubiera sido posible sin el apoyo del socio que paga su cuota, abono o compra indumentaria oficial del club. Es con ellos nuestro principal compromiso, y por ellos que trabajamos para que este club sea una institución viable. La que recibimos hace dos años, no lo era. Basada en el esquema de aumento constante del pasivo, con déficit mensuales millonarios, que solo tenían alivio cuando se vendía un jugador, para nuevamente entrar en el mismo esquema.
 
Ese modelo ya es imposible. Sin poder recurrir a los prestamos de la vieja A.F.A., sin la posibilidad de deber, como era normal, a los jugadores dos o tres meses de sueldos y un año de primas, o recurriendo a financieras amigas para las necesidades de corto plazo.
 
En nuestro primer año, sin las herramientas de información para atacar los desequilibrios, y por ende tomando malas decisiones, los problemas se incrementaron.
 
Hoy gracias a haber solucionado los problemas internos y a tener los elementos para trazarnos objetivos claros, podemos ver el futuro con buenos ojos. Llegar a diciembre de 2020 con un club sin déficit operativo, con un pasivo saneado y habiendo cancelado las cuotas del fideicomiso, es la meta de esta Comisión Directiva en términos económicos, para que las que vengan en el futuro solo puedan pensar en seguir construyendo el club que todos queremos.
 
Todavía tendremos momentos difíciles, pero el contexto actual es otro. Por eso invitamos a todos los que quieran colaborar para alcanzar estos objetivos, a que se acerquen, con sus ideas, para construir un futuro mejor.