Inicio > Noticias Institucionales > Com. Directiva

El complejo ‘La Ilusión’ ahora es de Newell’s también en los papeles

21 de Noviembre de 2018 · Finalmente, después de casi 10 años de intentos, el club tiene la titularidad del predio de Ricardone.

Luego de arduas y largas negociaciones entre las partes, profesionales y escribanos, el Club Atlético Newell's Old Boys formalizó el acuerdo de escrituración del predio deportivo La Ilusión, ubicado a 20 kilómetros de Rosario, en la localidad de Ricardone, donde cuenta con una edificación tipo hotel, espacios de entrenamiento y parque.

Fue en 1997 cuando la Comisión Directiva de turno decidió la adquisición de este terreno, que hoy en el club se conoce como Ricardone. La posesión del mismo fue inmediata, con la firma del boleto y, aunque se pagaría en varias cuotas, el club comenzó a prepararlo para su uso, lo que sucedió poco tiempo después. Hoy, el predio cuenta con un hotel de 18 habitaciones y todas las comodidades, además de una pileta, un parque forestado, entre otros, en un lote de más de cinco mil metros cuadrados. Si bien se fueron pagando todas las cuotas acordadas y ya estaba en posesión de la institución, la que no solo lo mantenía y tomaba a su cargo los impuestos, la propiedad nunca se escrituró.

Varios años después de la compra y de haber concluido con el pago de las cuotas, el club intimó a los ex propietarios de las tierras a conformar las escrituras correspondientes, los que se negaron a los reiterados pedidos argumentando que la institución habría perdido el derecho a ser dueño de las tierras que desde 1997 estaba ocupando.

Desde la vuelta de la democracia a nuestro club, se sucedieron intentos de acuerdo, reuniones de partes, con escribanos, con abogados, con presentaciones de documentos, siempre en busca de una solución que permitiera regularizar el estado del dominio de la institución sobre el predio, pero nunca alcanzaron el objetivo.

El plan de trabajo de la actual gestión lo puso entre sus objetivos importantes y, finalmente, pudo destrabarlo y hacerlo realidad. Lo que no fue una tarea fácil porque requirió de un seguimiento constante, buscar a expropietarios, reunirlos, convencerlos, hasta llegar a un acuerdo que fue esquivo durante más de 20 años. Y esto era sólo una parte.

También hubo que considerar el importante monto de gastos que implicó la gestión, entre honorarios, impuestos, sellados, compensaciones, etc., que alcanza a los 3 millones de pesos y que el Club no tenía presupuestados en los egresos para el corriente ejercicio. Por tratarse de una capitalización para la institución y por el tiempo que se estaba intentando formalizarla, la Comisión Directiva tomó la decisión de realizarla lo antes posible y asumir los costos en este período.

De esta manera, el Club Atlético Newell's Old Boys incorpora formalmente el predio de Ricardone a su patrimonio y es dueño en los papeles de lo que ya era parte de sus dominios en lo cotidiano, con todos los beneficios y ventajas que esto implica.